No te Vayas!!!

Hace unos días estaba platicando con el guardia que cuida en la empresa donde trabajo. El tema era el porqué ir a la Iglesia. Entre las cosas que le dije, hubo una que me dejó pensando a mí mismo: hay que ir a la Iglesia y permanecer en ella, porque todavía hay mucha, mucha necesidad en el mundo. Y no me refiero a la necesidad material, sino a la espiritual.

La distribución correcta de la riqueza, el respeto por la dignidad de la vida, la atención a los olvidados del mundo, el llamado a todos aquellos que pretenden llenar su vida con bienes materiales pero que siguen sintiendo un vacío, la lucha contra la violencia y un muy largo etc, nos llaman y nos gritan que hay que hacer algo para aliviar tanta necesidad. No podemos permanecer insensibles ante esto!!!

Por eso, titulé a este post  “No te vayas” porque se necesita mucho de ti, de tus manos, de tus ojos, de tu voz, de tu sonrisa, de tu trabajo, para hacer realidad el reino de Cristo entre los que nos rodean.

Con este post, puedo decir que vuelve a resurgir este blog. Que que pasa con el de videos católicos? pronto lo actualizaré tambièn.

Confiar en la Palabra de Dios

BarcaUna barca para pescar $400, Redes para pesca $100, pescado fresco $8, encontrarte a Jesús y confiar en su palabra, eso… no tiene precio!

El evangelio del día de ayer tiene mucha enseñanza (Lc. 5, 1-11), pero personalmente me quedo con una parte del evangelio, esa que dice: “Pero confiando en tu palabra, echaremos las redes”.

Como dijera el sacerdote de mi comunidad: hay que imaginarse a Pedro y los demás en el contexto en que sucedieron las cosas, para entender que haberse subido a la barca y salir a pescar de nuevo implicaba un acto no solo de fe, sino de humildad y renuncia.

Pedro llevaba seguramente años en el oficio de la pesca. Estuvo toda una jornada de trabajo y no obtuvo nada a pesar de sus esfuerzos. ¿Había motivos para creer que Pedro no había hecho las cosas bien? Por supuesto que no! Pedro era un experto en su oficio, sabía que había hecho lo correcto, pero al mismo tiempo supo reconocer, que Jesús veía algo más allá de lo que el con sus conocimientos humanos podía percibir.

Por eso le dice que confiando en su palabra se lanza nuevamente a hacer lo mismo, pero ahora a la manera de Jesús. Y es aquí donde saco la enseñanza:

Nosotros en la vida, muchas veces hacemos las cosas a nuestro modo, como creemos que debe de funcionar. Intentamos una y otra vez y a veces no logramos hacer nada, en cualquier ámbito de nuestra vida. Y no es que estemos haciendo las cosas de forma incorrecta en muchos de los casos, sino que nos falta “algo mas” que puede hacernos la gran diferencia. Ese algo más es Jesús.

En TODAS tus actividades que realizas, ¿llevas a Jesús en tu barca? Piensa incluso en aquellas que te salen bien… ¿que sucedería si te llevasa  Jesús y no solo eso sino que le brindas la confianza de hacer las cosas a la manera de él? ¡El efecto es multiplicador! Eso está probado en este evangelio, en las bodas de Caná y en la multiplicación de los panes.

Quien hace las cosas a la manera de Jesús, no solo obtiene un buen resultado, sino resultados exponenciales, que humanamente no podríamos obtener. La invitación es la siguiente: atrevete a hacer las cosas a la manera de Jesús, confiando en su palabra y verás los resultados.

Todos sus comentarios son bien recibidos

Por: Rogelio I. Rodriguez Del Castillo.

Como debemos trabajar.

Navegando por el blog llamado “Desde mi Roble”, me he encontrado con una máxima de San Ignacio. Esta dice así: “Hay que trabajar como si todo dependiera de nosotros, y confiar como si todo dependiera de Dios”.

Y miren nomas que bien nos viene esta frase a los jóvenes católicos (y a mucha gente). La razón es que solemos caer en no pocas ocasiones en alguno de dos extremos: El primero consiste en creer que todo depende absolutamente de nosotros y entonces perdemos la paz al realizar un trabajo. El segundo extremo, consiste en creer que Dios va a mover todos los hilos del mundo para que las cosas se hagan solas, con un mínimo esfuerzo de nuestra parte o con un esfuerzo a medias.

La frase nos invita a poner TODO lo que está de nuestra parte, confiando en que es el mismo Dios quien se encargará de que nuestro esfuerzo rinda el mayor fruto. Espero que les haya servido para pensar.

Espero comentarios eh!, denle clic a donde dice comments aquí abajito…

Por: Rogelio I. Rodríguez Del Castillo.

Eres un Niño o un Hombre.

Niño de PuebloEn las culturas de las tribus salvajes existen ciertos ritos y costumbres a las que se tienen que someter los niños para que se les considere como hombres. Los Maquiritares de la selva Amazona, por ejemplo, toman unas hormigas conocidas como “24” por el intenso dolor de su piquete que dura 24 horas. Tejen los insectos entre la fibra de un metate y los enredan sobre el cuerpo desnudo del jovencito. El “debutante” no puede proferir la más mínima queja, llanto o expresión de dolor, ya que si lo hace, demuestra que aún no tiene las “agallas” para ser hombre.

Los inarus de Papua, Nueva Guinea, sujetan a sus niños de pies y manos y los golpean salvajemente con varas de tres metros. Luego los rapan y los confinan a merced de sus alucinaciones por la fiebre y el enclaustramiento en “la casa de los espíritus” durante tres días. Si soportan el tratamiento, ya son hombres.

Los guerai demandan que sus jóvenes se internen en la selva y regresen con la cabeza de un enemigo. Si lo logran, son hombres. De otro modo, ¡son hombres muertos! ¡Salvajes dirías! Cierto que para adquirir el estatus de un “hombre hecho y derecho”, nuestra cultura también impone ciertas barbaridades. Hablar profanamente, caminar de cierta forma, fumar cierto tipo de cigarrillo, tener algo de bigote (¡aunque sea de leche!), y lo peor de todo, ¡experiencia en la cama!

Como cristianos aprendemos que estas cosas están lejos de caracterizar a una persona como un verdadero hombre, pero entonces, ¿en qué consiste la hombría?

1.- Un hombre es alguien que tiene valor. En una ocasión me tocó presenciar la explosión de una estufa. El hombre que estaba cocinando quedó completamente envuelto en llamas. Sin pensarlo dos veces me lance sobre él y lo abracé de pies a cabeza hasta que se extinguieron las llamas que consumían su cuerpo. La gente consideró aquello como un acto heróico de mi parte, pero en mi opinión no fue así. No era un asunto de valor, sino de una simple reacción automática. Ese es el falso heroísmo que vemos en Hollywood, no en la vida cotidiana.

Los tres amigos de Daniel sí que era verdaderos valientes. Mientras todo el mundo se tiraba al suelo al escuchar el mariachi del rey Nabucodonosor y adoraba la estatua, Sadrac, Mesac y Abednego permanecieron firmes. El verdadero valor de un hombre surge de la seguridad de saber quién es. Un hombre, sea de dieciséis o sesenta años, es aquel que se sostiene firme en sus convicciones y se conduce rectamente a pesar de cualquier oposición. Alguien que está dispuesto a ser objeto de burla con tal de mantenerse fiel a sus valores morales.

2.- Un hombre es alguien que sabe controlarse a sí mismo. Es alguien que no se deja manipular por su madre, sus amigos, la botella, el dinero, ni las pasiones sexuales. Alguien que no es presa fácil de la euforia del momento, el temor y los corajes. José era un joven aborrecido por sus hermanos, pero deseado por la “señora Potififi”, esposa de Potifar, sin embargo supo controlarse cuando ella lo buscaba despertando sus pasiones juveniles. Cuando sus hermanos cayeron bajo su poder, José no se dejó llevar por los deseos de venganza, sino que se mantuvo en control de la situación. Un hombres que es dueño de sí, piensa antes de hablar, considera antes de hacer, busca a Dios antes de responder; está consciente de la obligación de cumplir con su palabra y entiende la responsabilidad de sus acciones porque sabe que tendrá que remitirse a las consecuencias de sus errores. No huye, no se esconde, no hace excusas, no culpa a los demás.

3.- Un hombre no es egoísta. Vivimos en un mundo completamente egocéntrico. El que grita más recio, el que pega más duro, el que llega primero, el que aguanta hasta el final, es el que gana. Se nos ha enseñado a preocuparnos sólo por “mí”, “yo” y “un servidor”. Un hombre de verdad es sensible, piensa en los demás, se interesa por ellos y se preocupa por servirles. Es lo bastante hombre para saber que las cosas no siempre van a salir como él quiere. Es bastante hombre para negarse a sí mismo y reconocer la importancia de los demás. Timoteo era este tipo de hombre.

Pablo escribió, “Pues a ninguno tengo del mismo ánimo y que tan sinceramente se interesa por vosotros, porque todos buscan lo suyo propio…” (Fil. 2:20).

4.- El verdadero hombre tiene un propósito en su vida. El mundo gira demasiado rápido. Los días se vuelven meses y se nos van los años sin considerar el porqué de la existencia. Aun los que conocemos a Cristo tenemos la tendencia de entrar a la carrera y correr sin descansar hasta terminar en el ataúd.

Un verdadero hombre comprende el significado de la vida. Sabe que tiene una sola oportunidad para hacer que su estancia en el planeta sirva de algo. Un verdadero hombre se asegura de dejar un legado e invertir su vida en los demás.

Fuente: www.geocities.com/jovenes_catolicos/

Artículo traído a este blog por: Rogelio I. Rodríguez Del Castillo.

Felices los que sueñan y pagan el precio.

Esfuerzo Montaña ExitoLeyendo otro blog catolico llamado Caminos de Vida, me topé con una frase que decía “Felices aquellos que sueñan sueños y están dispuestos a PAGAR EL PRECIO para hacerlos realidad”. Y eso hermanos me hizo reflexionar.

Es al menos para mi obvio que la gente tiene sueños, es decir, deseos de realizar algo en especial. Piensa en tu propio sueño y dime: ¿hasta donde estarías dispuesto a luchar para lograrlo?

Una vez leí o escuché una frase más, que se me quedó muy grabada. Esta decía: “El éxito que tendrás será igual al grado de DETERMINACIÓN que tengas para alcanzar este sueño”. Y también me aprendí esta otra frase: “Es GARANTIA que TODO el que se DEDIQUE INTENSAMENTE a alcanzar un sueño por 10 años, lo logrará”.

Y la última frase, al igual que las demás, nos dicen que hay que pagar un precio, y es precisamente ahí donde no todos nos atrevemos a seguir. Vivimos en un mundo orientado a la comodidad: entre menos compromiso mejor… ayudamos siempre y cuando no nos duela… y queremos luchar siempre y cuando nomás sea por un rato.

Se nos olvida que lo que realmente vale la pena cuesta, y cuesta caro. Aquellos que pagan el precio de su sueño tienen al final la recompensa, aquellos que no, como el joven rico de la biblia (Mateo 19, 22) viven con la tristeza de no haber alcanzado el sueño. Por eso, concedo total credibilidad a la primera frase de este texto. Realmente son felices los que se atreven a pagar el precio de sus sueños.

Recuerda: entre mas caro sea tu sueño, mayor será tu felicidad al alcanzarlo.

Por: Rogelio I. Rodríguez Del Castillo.

El Poder de las Palabras.

PalabrasEs impresionante el poder que ejercen las palabras de las personas hacia otras,  como las palabras pueden cambiar nuestro estado de animo, nuestra manera de pensar,   nuestras vidas, incluso la direccion de este mundo. Alguien podría pensar que esto es una exageración, pero tiene su lógica. Pondré algunos ejemplos que iluminarán mas lo que estoy diciendo.

Un joven discute con su pareja: en la discucion se dicen cosas que en el fondo no se sienten o no se quieren decir, pero se dicen. Uno de los dos terminará más lastimado. Ese joven terminará deprimido y  esa noche no cenará, se encerrá en su cuarto y lo mas seguro, es que no pase una buena noche. ¿Pero qué palabras hicieron todo esto?… tal vez las que un enamoramo menos quiere escuchar: “ya no te amo como antes”.

Un enfermo visita a su doctor despues de hacerse unos análisis para ver los resultados: la cara del doctor lo dice todo… el enfermo se limita a mirar.  Las palabras del doctor no son muy alentadoras, y el diagnostico menos. Esto pasa muy seguido, pero aqui lo más importate son las palabras del doctor: “No se preocupe, si ud. sigue mis indicaciones se mejorará: esto que usted tiene es curable, tenga FE”….. Ese paciente, aunque siga con su enfermedad ahí, las palabras de aquel hombre lograron en él, el primer paso de todo enfermo para porder curarse ….DISPOSICION!!

Un padre que utiliza las siguientes palabras para con  sus hijos: “Nunca haces bien las cosas”, “Siempre me dan quejas de ti”, “Todos los dias es lo mismo contigo”……  estas fraces lo unico que logran es programar la mente del niño para ser un fracasado antes del intento…. ¿Para que esforzarse  si de todos modo NUNCA hago las cosas bien, de todos modos SIEMPRE se quejan de mi o TODOS  los dias es lo mismo conmigo?…..Y esque estas palabras no deberian de existir para hacer juicios, porque la verdad es otra o de verdad ¿ el niño NUNCA hace nada bien? ¿ SIEMPRE hay quejas de él?, ¿ TODOS los dias es lo mismo con él como si fuera la misma pelicula?…..tengamos cuidado con estas palabras que en su mayoría no fueron hechas para los humanos.

Termino con esto: si estas palabras salidas de bocas humana pueden lograr cambios significativos en nuestras vidas …¡¡CUANTO MAS NO LOGRARÁ LA PALABRA DE DIOS SI  ESTE MUNDO TAN ALOCADO Y SEDIENTO DE LA VERDAD LAS ESCUCHARA!!

Dios los bendiga, y comenten por favor.

Dios dispone de Todo… Calma!

BatutaEn Romanos 8, 28, la Palabra de Dios nos dice: “También sabemos que Dios dispone todas las cosas para EL BIEN de los que lo aman, a quienes él ha llamado según su propio designio”

Este texto nos parece bello y fácil de entender cuando las cosas en nuestra vida andan bien. Pero parece que se nos olvida que existen estas palabras, cuando las cosas no caminan como nosotros desearíamos. Y es que nos cuesta trabajo entender, que ni la hoja de un árbol se mueve si no es por voluntad de Dios.

Cuando nuestra vida parece que ha sido atacada con una serie de eventos y situaciones, nos sentimos abandonados de Dios y empezamos por perder la paz, la confianza y a veces hasta la fe. Las puertas de salida parecen cerrarse y creemos que la mala suerte está sobre nuestros hombros.

Pero, ¿Podrá escaparsele a Dios nuestra situación, habiendo puesto atención hasta a el más mínimo detalle en la creación de este mundo? ¿No somos acaso mas importantes que las aves del cielo y las flores del campo a quienes Dios mismo alimenta y viste? No hermanos, a Dios no se le pasa NADA.

Siendo sus hijos, está al pendiente de nosotros, sabe lo que nos ocurre y como buen Padre, dispone las cosas para nuestro bien, es decir, que él mueve los hilos del mundo entero, para que nosotros crezcamos en fe, en madurez, en amor, en inteligencia, en conocimiento del dolor, en compación, en desprendimiento…. y muchas veces para crecer en virtudes, no hay mejor forma que experimentando en carne propia, lo que nosotros llamamos desgracias, pero que Dios las permite en muchas ocasiones como bendiciones.

No quiero decir que Dios nos mande todo lo malo que nos pasa… muchas veces son consecuencia misma de nuestros actos o bien, actos indeseables de otras personas, pero aún así, Dios es el único que puede disponer hasta de eso para nuestro bien.

Así que calma… Dios tiene la batuta y él es el que dirige la orquesta de tu vida.

Saludos a todos, especialmente a las chicas de Misa si Gracias. Dejen comentarios.

Por: Rogelio I. Rodríguez Del Castillo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores